fbpx
miércoles , 22 septiembre 2021

Carta: Respuesta a lo Señalado por el Director de Educación Saliente

Santiago, julio de 2021

Señora:
SONIA MORENO A.
Secretaria General
Corporación de Desarrollo Social de Providencia
Presente

Estimada Secretaria General:

Junto con saludarle y esperando que se encuentre bien, el Sindicato de Trabajadores de Providencia y el Comunal Providencia del Colegio de Profesores y Profesoras, deseamos manifestar algunos matices y diferencias frente a lo expuesto en la carta de respuesta del Director de Educación, Sr. José Antonio Tapia, la semana anterior, y presentamos, además, algunas solicitudes formales en esta misiva.

En primer lugar, queremos manifestar nuestra preocupación porque nuevamente no se consideró la participación de las comunidades educativas, frente a una decisión tan relevante como el retorno presencial a clases, que tendrá consecuencias sobre las mismas. A diferencias de otras comunas, como Santiago, en Providencia no se han generado los espacios de diálogo de los estamentos docentes y  asistentes, a lo más, ha sido incorporando el  sentir de  apoderados, aunque su opinión se ha recogido de manera limitada. Una decisión, como esta,  tomada unilateralmente por la  autoridad municipal, sin diálogo ni acuerdos comunes, da cuenta de una gestión que desconoce la importancia de la vida democrática y la fuerza de escuchar a otros, para construir de acuerdos en medio de la incertidumbre y una pandemia que aún no cede terreno.

Cuando el Director de Educación afirma  que “se ha procurado siempre respetar todos los protocolos y disposiciones en lo que a prevención y protección se refieren”, la autoridad no reconoce  la existencia de casos de trabajadores contagiados con COVID-19, que han acudido a las escuelas y liceos a cumplir faenas, exponiendo de paso al resto de la comunidad  abriendo la posibilidad de que se produzcan nuevos contagios. Esto se suma  al sentir generalizado por parte de las comunidades, en torno a la necesidad  que se dispongan de condiciones de seguridad suficientes para estudiantes y trabajadores, lo que no se resuelve con la entrega de una caja de mascarillas desechables. Estas debiesen complementarse con otras medidas de protección como termómetros infrarrojo, dispensadores de jabón, alcohol gel y papel secante, cloro, pantallas divisoras en oficinas u otros espacios de trabajo, zapatos de seguridad, antiparras, guantes de nitrilo y pecheras desechables para auxiliares de servicios menores, lo que claramente implica una inversión de mayor.

Por otra parte, una medida de seguridad fundamental, como es la ventilación de los espacios comunes, implica tener las ventanas y puertas abiertas, en medio del invierno, que a ratos muestra su crudeza, y en salas que, por lo general, carecen de condiciones de confortabilidad mínimos, que posibiliten el proceso educativo.

Con respecto a la definición de protocolos y elaboración de planes de funcionamiento, la participación  de asistentes, docentes, apoderados y estudiantes también se ha visto restringida. No en todos los establecimientos se han propiciado espacios de conversación, con aportes y propuestas.  Dicho ejercicio democrático  es la condición para recoger la visión de las comunidades educativas; más allá de las formalidades legales, urge que desde la CDS se acoja la visión de las comunidades educativas, para que sean ellas quienes consensuen y se comprometan  en el  resguardo de las mismas; la entrega de mascarillas de mejor calidad y que otorguen una mayor protección, la sanitización frecuente de espacios comunes, la existencia de tiempos que permitan la limpieza y protección correcta de dichos  espacios y la toma de exámenes de manera aleatoria , como el test de antígenos, que permitan detectar tempranamente los contagios, son medidas que podrían haber sido recogidas si es que se fomentaran un espacios de real participación de las comunidades. Además de lo anterior, resulta relevante que, incluso antes de introducir ajustes que deriven de la participación de las comunidades, se socialice lo que ya se ha definido en cada comunidad.

En cuanto a la vacunación de la población adulta, es cierto que este es un elemento relevante y, al mismo tiempo, es importante recordar que la efectividad de las distintas vacunas para disminuir la probabilidad de contagio es distinta y, por lo mismo, no debemos asumir una falsa sensación de seguridad en relación a esto. Asimismo, actualmente está en estudio la efectividad de las distintas vacunas frente a las nuevas  variantes del coronavirus. Es razonable pensar que, ante la inminencia de la apertura de fronteras y la mayor movilidad de la población, debido a las medidas anunciadas por el  Ejecutivo el 8 de julio, las escuelas serán espacios relevantes para la transmisión comunitaria del virus.

Coincidimos con la autoridad en reconocer que las escuelas son espacios indispensables y muy relevantes para el aprendizaje de niños, niñas y adolescentes. Pese a lo anterior, consideramos un error de proporciones exponer a la población en edad escolar y a los trabajadores de la educación a un posible contagio; ya que abrir una escuela o liceo a actividades semipresenciales no debiera ser más importante que proteger la vida de las personas. Hoy, más que nunca, debiéramos fortalecer los procesos de educación a distancia, a condición de disminuir la insistencia en torno a la cobertura curricular y generar espacios de aprendizaje contextualizado que permitan apoyar desde las escuelas y liceos a los estudiantes, en medio de un contexto de crisis.

En relación a lo planteado antes, creemos que hablar del bienestar de los estudiantes es contradictorio con presionar a las comunidades, a partir de los resultados obtenidos en el DIA, otorgándole a dicho instrumento una relevancia desmedida y alejada del propósito de su aplicación; lo anterior da cuenta de una comprensión estrecha en torno al proceso y sentido de la educación.

Con respecto a la evaluación positiva que ustedes han hecho acerca de las conexiones híbridas, nos parece importante recordar que esta evaluación no debe ser realizada únicamente por los equipos directivos y de gestión, que por lo general no han sostenido ni ejercido funciones en el contexto de educación a distancia. Además, es importante resguardar al Consejo de Profesores como el espacio que está dotado legalmente para tomar decisiones en el ámbito pedagógico y que, por lo mismo, es en ese ámbito donde se deben generar acuerdos contextualizados que garanticen la implementación de las clases en un contexto semipresencial.

Para finalizar este análisis, solicitamos a Ud. lo siguiente:

  1. Que se suspenda el retorno presencial. Que se vuelva a evaluar la decisión de retornar presencialmente y mantener el trabajo virtual.
  2. Que se genere un espacio que involucre a todos los actores de las comunidades educativas y que, desde allí, se revise la decisión municipal de retornar presencialmente a clases. Las comunidades podrán analizar en conjunto alternativas que consideren distintos elementos para llegar a una decisión razonable.
  3. Que se genere un espacio de socialización y revisión de necesidades para un futuro retorno presencial, que implique la introducción de cambios que favorezcan la seguridad de quienes componen las comunidades.
  4. Que se desarrollen Consejos de Profesores en los que se establezcan acuerdos en torno al desarrollo de las clases en un contexto semipresencial, para evitar la vulneración de derechos de docentes y estudiantes. En estos Consejos de Profesores se podrá abordar la necesidad de generar nuevos protocolos para un contexto distinto y se podrá definir condiciones mínimas para el desarrollo de clases, en contexto semipresencial.

Nos despedimos confiados en que se acogerán nuestros argumentos y solicitudes.

Cordialmente,

 

Ulises Castillo Galleguillos
Presidente
Colegio de Profesores de Chile
Comunal Providencia

 

Miriam Rabah Cahbar
Presidenta
STProvidencia

 

Revisar también esto...

Aguinaldo – Fiestas Patrias

Estimadas socias y socios: Junto con saludarles, informamos la tabla de aguinaldo de Fiestas Patrias …